La Misionera Doldán: “Siento dolor, me hiere verlo jugar, solo le pido a Boca un poco de empatía”

Actualidad Por REPORE DIGITAL
Tamara Doldán, la joven misionera que denunció por abuso sexual a Sebastián Villa, habló por primera vez luego de que la Justicia rechazara la detención del futbolista de Boca.
62a7b6b84af57

"Siento dolor. Me hiere verlo jugar. Me lastima muchísimo, yo era de Boca y todo mi familia era de Boca. Se festejaba mucho cuando jugaba Boca, y eso es algo que no se puede hacer más en mi familia. Es decepcionante", dijo Doldán en una entrevista exclusiva con Infobae. "Lo único que le pido a Boca, y a todos, es un poco de empatía y de respeto", enfatizó. 

 
Sobre la decisión de realizar la denuncia, expresó: "Muy poquitas personas sabían lo que había pasado. Solamente, las íntimas. No lo podía hablar con cualquiera. Lo hice más por mi. Ya no podía vivir más así, con eso a cuestas. No podía más. Dudé un montón. Tuve mucho miedo. Pero me di cuenta de que, sino, voy a arrastrar eso toda mi vida".

 
"Yo pasé Navidad encerrada y llorando. De a ratos estoy bien, de a ratos no. Esto que estoy viviendo es una vida que no es digna de tener. Nadie se merece una vida así. Hasta dormida me pasa. Me levanto a la madrugada y estoy perdida. Todo el tiempo lo recuerdo", manifestó la misionera.

 
En relación a los chats después de lo sucedido, sostuvo: "Ahí me manipuló a un punto donde hasta yo me sentía culpable. Sentía que todo era mi culpa. Me pidió perdón, me habló de su familia, pero esto no es contra nadie más. Es sólo contra él por lo que me hizo". 

 
Y apuntó: "El entorno de él me llenaba el celular de mensajes y llamadas, manipulándome todos. Son muchos, muchísimos y yo estaba sola. Me decían: “Ustedes se quieren”, “vos estás enamorada de él”, “no hagas nada”, “si realmente estás enamorada de él, no hagas nada”.

 
Sebastián actuaba como siempre, minimizando las cosas. Como que yo estaba exagerando todo el tiempo. El sabe que fue grave lo que hizo, porque todo el tiempo me pedía perdón. Ahí él llamó para decirle a su gente que me dé los 5.000 dólares. Ahí es cuando me junto con Félix, que es su mano derecha y amigo, quien me culpa a mi. Quisieron presionarme para que vaya a su médico. Me pidieron los nombres de los médicos que me había atendido en el hospital Penna. Yo tenía mucho miedo. Para mí, son como una mafia gigante. Me pone la plata en la mesa y me dice: “Firme acá Tamara y me borra todo”.

 
Por último, en relación a la decisión del juez de rechazar el pedido de detención, dijo: "Yo sé contra quién estoy peleando. Sin embargo, tengo fe en la Justicia aún. Yo creo que si él fuera una persona normal, esto no pasaría. Si sacamos que es Sebastián, ¿qué pasaría? ¿Podemos verlo como normal para juzgarlo? Es más por quién es y por el patrimonio que tiene".

Te puede interesar