“Mapa del gasoil”: Misiones aparece entre las provincias con mayores dificultades para cargar combustible

Actualidad Por REPORTE DIGITAL
Los datos surgen de una encuesta realizada por la Fadeeac, que detalla los inconvenientes que tienen los dueños de camiones para acceder al combustible y la enorme distorsión de precios existente. En las localidades nacionales con mayor escasez de gasoil, los transportistas deben pagar sobreprecios que rondan un 24% al valor actual.
120315w850h540c
120315w850h540c

La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), que agrupa a 4.400 empresas, realizó una encuesta por el faltante de gasoil en el país. De los resultados se desprende que solamente uno de cada tres transportistas puede cargar combustible sin restricciones, cupos ni sobreprecios.

Mediante los datos recogidos a comienzos de mayo, la entidad confeccionó un «Mapa de abastecimiento de gasoil» a la manera de un semáforo que pone provincias en rojo, anaranjado, amarillo o verde según el grado de acceso al combustible que consiguen los transportistas. En ese marco, Misiones se encuentra en anaranjado, con una carga promedio que oscila en hasta los 20 litros por unidad.

Según el informe, del total de transportistas encuestados en el país, solo un 33% dijo que pudo cargar combustible sin ningún tipo de restricción; el 57% aseguró que carga combustible con limitaciones o cupos al llegar al surtidor y el 10% dijo que no pudo cargar nada. En este último grupo se encuentran los cientos de camiones varados en las rutas en las cercanías de las estaciones de servicio en distintos lugares del país.

El relevamiento, que fue publicado por el portal Infobae,  indica que Las provincias con mayores dificultades para cargar combustible son Tucumán y La Rioja, con “muy bajo o nulo suministro”, y quedaron en rojo en el semáforo de Fadeeac. Misiones, Chaco y Santiago del Estero registraron un promedio de carga muy escaso, inferior a los 20 litros. En Mendoza, San Juan, Salta y Jujuy, la carga promedio fue entre 21 y 50 litros.

Asimismo, se destaca que tanto La Pampa, como Santa Fe y Córdoba, tres provincias claves para la producción agropecuaria, están en amarillo, al igual que Corrientes y Río Negro. En estos lugares la carga promedio oscila entre 51 y 100 litros, por lo que los camioneros no se van de la estación de servicio con sus tanques llenos.

La provincia de Buenos Aires está en verde, con un promedio de carga mayor a 100 litros por unidad, pero también registra restricciones; en igual situación están Chubut, San Luis y Formosa. La encuesta, respondida por dueños y conductores de camiones asociados a Fadeeac, en su mayoría pymes familiares, detectó solamente 5 provincias sin ninguna restricción para que los transportistas carguen gasoil: Entre Ríos, Neuquén, Catamarca, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

En términos generales, se observa que en el Norte del país se concentran los mayores problemas. El Sur, que mantiene una actividad petrolera intensa, presenta buenas condiciones de abastecimiento y la zona Centro, con ciertas restricciones parciales, es abastecida de forma imperfecta.

Para los transportistas, conseguir gasoil no es el único problema. Cuando lo obtienen, como ocurre en cualquier situación de escasez, deben pagar sobreprecios. La dispersión es importante: según el informe de Fadeeac, mientras el precio promedio ponderado para todo el país alcanza a 133,10 pesos por litro, en las provincias con escasez más aguda ese valor llega a 165 pesos, un 24% más.

Al mismo tiempo, los transportistas que no consiguen gasoil se ven obligados a inclinarse por el Euro 5, menos contaminante pero más caro. En provincias como Córdoba o Jujuy, el costo de este gasoil de mayor calidad oscila entre 190 y 200 pesos por litro.

 

Se espera más aumentos
 

Asimismo, desde la entidad señalaron que esperan que los precios de los combustibles sigan creciendo durante todo el año, sin señales de normalización. Según Guarnieri, el resultado de la encuesta «muestran con claridad que el abastecimiento no se ha normalizado, por lo que deberían arbitrarse todos los medios posibles para garantizar un acceso confiable y competitivo en todas las provincias, teniendo en cuenta de modo especial la cercanía del invierno».

«Lograr una gestión eficiente de los combustibles debería ser una prioridad absoluta en las agendas pública y privada, teniendo en cuenta que se trata de un elemento central para el desempeño de la logística y el transporte, de modo particular en un país tan extenso como el nuestro», señaló el titular de la entidad transportista.

La dispersión de precios es importante: mientras el precio promedio ponderado para todo el país alcanza a 133,10 pesos por litro de gasoil, en las provincias con escasez aguda ese valor llega a 165 pesos, un 24% más.

Según Fadeeac las causas de esta situación se podrían basar en que «a la crisis energética internacional, profundizada por la guerra en Ucrania, se suma una situación particular en el mercado local donde los faltantes de gas natural en el invierno generan cortes de suministro en las industrias o inclusive un aumento en el precio del gas, lo que hace que ese segmento aumente la demanda de gasoil por resultar el sustituto más próximo», explicó el informe.

«Otro tanto ocurre con el despacho de usinas, que en la estación invernal deben reemplazar el gas y LNG (Gas Natural Licuado) por gasoil. Y finalmente, se suma la demanda del segmento agropecuario, lo que genera aún mayor tensión en medio de la escasez. Por lo que el panorama del futuro inmediato sigue siendo complejo», concluyó el informe.

Te puede interesar