Odontólogos abandonan las obras sociales y prepagas en Misiones: «Es una situación que nos tiene alarmados y preocupados»

Actualidad Por REPORTE DIGITAL
Desde el Colegio de Odontólogos de la provincia se muestran preocupados ante la gran deserción de profesionales de la salud bucal con obras sociales y prepagas. Alegan que los gastos superan los montos que las obras sociales puedan cubrir.
7ia20170228155052-gr

La pandemia por coronavirus agravó la crisis de las obras sociales y prepagas por lo que profesionales odontólogos de todo el país comenzaron a abandonar las cartillas debido a la tardanza en los pagos y el valor de los insumos que están supeditados al valor del dólar.

Oscar Quagliozzi, presidente del Colegio de Odontólogos de Misiones, se refirió al tema y aseguró que es una situación que les preocupa y que no se trata de un rumor sino que es una realidad del momento.

«La realidad es que muchos colegas se han dado de baja de las cartillas porque la odontología tiene el 80% de sus insumos atados al valor dólar y específicamente con el pago de prepagas y obras sociales, que son a 60, 90 o 120 días, es inviable la atención a través de esos medios», expuso Quagliozzi.

A las tardanzas en los pagos de las obras sociales y prepagas se suman los costos adicionales como lo son los alquileres, insumos, entre otros.

«Estamos viendo con preocupación que muchos odontólogos se están retirando de las cartillas pero también es una cuestión de costos, los alquileres de los consultorios son prácticamente lo mismo que un departamento, tenemos insumos, capacitaciones, secretarias y son situaciones las prepagas no alcanzan a cubrir ni siquiera el 50% o el 60% del costo real de una prestación», sostuvo.

En este contexto, el presidente del Colegio de Odontólogos de Misiones, contó que desde el organismo creen tener la solución a este problema y por ello han elaborado un proyecto legislativo.

«Desde el colegio hemos presentado una solución, una propuesta de ley de aranceles que se ha presentado en la Cámara de Diputados que viene a ayudar a la sociedad y a los colegas para poder cobrar un arancel mínimo», comentó.

Por otro lado, ante este problema en el sector privado, los establecimiento públicos comenzaron a recibir una mayor demanda de pacientes, los cuales cuentan con obras sociales y deciden atenderse allí. «En salud pública hay una excelente atención en salud pública pero están sobrepasados». 

Según explicó el profesional, las obras sociales no dan respuesta alguna ante este problema y aclaró que no están de acuerdo con los valor que ellos disponen.

«No hay una explicación concreta, nosotros no sabemos en que se fundamentan los valores que ellos proponen, no estamos de acuerdo en realidad, nosotros como Colegio de Odontólogos, pertenecemos a la Federación Nacional de Colegios de Odontólogos, estamos trabajando constantemente con otras entidades nacionales, hacemos los aranceles en base a estructuras de costos y vemos que los resultados están muy lejos de lo que pagan en una prepaga», explicó Quagliozzi.

A modo descriptivo, contó que una consulta ronda los $2500 pesos según los valor establecidos por la federación, mientras que las obras sociales y prepagas en su mayoría manejan un monto de alrededor de $800 pesos hasta $1500. «Acá nadie se quiere hacer rico, la idea es trabajar por un honorario justo».

Otro de los gastos extras con los que lidia el profesional odontólogo es el uso del kit de seguridad que llegó junto a la pandemia y sigue vigente. Este kit un muchas ocasiones no son cubiertos por las prepagas y ante la pregunta de si los pacientes deben pagar el mismo, Quagliozzi fue claro: «No coincido la metodología de pedirle al paciente, acordémonos que los kits son estériles». 

Sin embargo, el directivo agregó que el diálogo y el consenso es el camino para poder solucionar este problema. «El diálogo tiene que estar de los dos lados, del profesionales y de las prepagas, porque el único afectado acá es la sociedad».

Por último, recomendó a los pacientes que no dejen de asistir a los consultorios para el cuidado de su salud bucal, además de entablar una buena relación con el profesional y pueda observar la trayectoria y ver el lugar donde trabaja, que vea que cumple ciertos ítems básicos para una atención de calidad. «Que se acerque, su odontólogo va a poder ofrecerle el camino para poder financiar o poder trabajar y adaptar los precios, soy odontólogo de consultorio y esa situación me pasa a mi todos los días y le pasa al 100% de los odontólogos de la provincia». 

Te puede interesar